CAPÍTULO 11

A. Página 297
1. unas noticias con las cuales te pondrás muy contenta 2. El problema del cual te hablé 3. Las condiciones bajo las cuales trabajo 4. El banco en el cual soy cajero 5. La jefa sobre la cual comenté 6. la misma jefa contra la cual presentaron quejas 7. el ascenso con el cual soñaba 8. los planes sobre los cuales hemos hablado tanto 9. el anillo por el cual suspirabas 10. el teléfono
desde el cual te hablo 11. el café frente al cual nos conocimos 12. nuestro amor sin el cual no podría vivir

B. Páginas 297­298
quien es mi mejor amigo ­ quien parecía extranjero ­ quien era norteamericano

C. Página 298
1. que ­ la cual ­ quien ­ quien ­ quien ­ la cual ­ que ­ la cual ­ el cual ­ que ­ que ­ la cual (quien) ­ que ­ que
2. que ­ la cual ­ que ­ el cual ­ que ­ que ­ lo cual ­ que ­ la cual ­ que ­ que ­ que

A. Página 302
lo cual me ha ocasionado ­ lo cual no es una actividad agradable ­ lo cual, por supuesto, yo ya sabía ­ lo cual me dificultó el comprender ­ lo cual es una buena medida de seguridad ­ lo cual es una suerte

B. Página 302
1. qué ­ no 2. no 3. qué 4. no 5. qué 6. no 7. Qué 8. no 9. qué 10. no

Páginas 304­305
1. cuyos padres 2. cuyo esposo y cuya hija 3. cuyas novelas 4. cuya hija 5. cuya case 6. cuyo hijo 7. cuyo coche deportivo 8. cuyos hermanos

Páginas 308­309

1. Perro que ladra no muerde. 2. No hay mal que por bien no venga. 3. No es oro todo lo que reluce. 4. En el país donde fueres, haz lo que vieres. 5. Quien mucho habla, mucho yerra. 6. Fue José quien se llevó el gato al agua. 7. No hay peor sordo que el que no quiere oír. 8. A1 que madruga, Dios lo ayuda. 9. El que tiene tej ado de vidrio no debe tirar piedras al del vecino. 10. Dime con quién andas y te diré quién eres 11. Antes que te cases, mire lo que haces. 12. Quien no se aventura, no cruza la mar.

Página 333
Ella hizo lo que debía cuando defendió su derecho a llamar a su abogado. Tenías razón; me equivoqué de fecha. 3. Algo le pasaba al carro. El chófer perdió el control e, inmediatamente, chocó en ángulo recto con el lado derecho de un camión.. Hicimos lo que no debíamos cuando paramos aquí mismo. Lucía está equivocada. No está mal beber un poco, con tal de que se beba en el momento apropiado. 6. ¿Te pasa algo? (¿Qué te pasa?) Me estás dando el libro que no es. 7. Lo que no debemos hacer es renunciar a nuestros derechos. 8. Todas tus respuestas en el examen están equivocadas. Te está bien empleado por no haber estudiado.

TRADUCCION Pãginas 315­316
Habla una madre.
Desde que era niña, mi hija ha tenido la fuerza de voluntad y la persistencia de conseguir lo que quería, características que pueden ser buenas o malas, dependiendo de lo que se haga (de lo que uno haga) con ellas.

Tenía sólo dieciocho años cuando se enamoró de un tipo cuyos padres vivían en nuestro barrio. El hombre del cual se enamoró y con el cual se casó casi inmediatamente, era completamente inapropiado para ella (no le convenía en lo absoluto). Además de tener quince años más que mi hija, Rolando era divorciado, lo cual no me gustaba. Yo le recordé a ella el dicho: "Antes que te cases, mire lo que haces". Sin embargo, no hay peor sordo que el que no quiere oír y mi hija, de todas maneras, se casó con el hombre a quien amaba y el cual (quien, que) era su primer novio.

Tuvieron dos hijos, a quienes (a los cuales) yo adoraba. Pero Mariela cambió mucho. Yo no sabía exactamente qué (lo que) le pasaba, pero me daba cuenta de (notaba) que algo andaba mal. Estaba siempre triste y evitaba a los que habían sido sus amigos antes de casarse. Nunca hablaba de su marido, el cual (quien) frecuentemente la dejaba sola toda la noche (la noche entera). Había quienes decían que Rolando era (un) alcohólico, pero mi hija, que lo amaba mucho, siempre lo negó. Mariela nunca compraba ropa nueva; tenía solamente la que yo le daba. Además, yo la ayudaba pagando la renta (el alquiler) y comprándoles a mis nietos todo lo que necesitaban. Mi esposo ­que es una persona muy estricta­ decía que esto le estaba bien empleado por no haber seguido el consejo que le dimos y, después de todo, tenía razón. El temía que un día Rolando abandonara a su familia, en cuyo caso tendríamos que llevarlos a vivir con nosotros.

Un día terminó la pesadilla. Rolando hizo por fin lo que debía y asistió a una reunión de Alcohólicos Anónimos. El amigo que lo llevó alll había sido alcohólico también. La situación en el hogar de Rolando mejoró mucho gracias a estas reuniones, durante las cuales mi yerno intercambiaba ideas con personas que tenían su mismo problema.

Quienes (Los que) conocían a Rolando antes, están sorprendidos de lo mucho que (de cuánto) ha cambiado. Yo me alegro por mis nietos, porque los niños cuyos padres beben sufren mucho. Pero, también me alegro por Mariela, cuya paciencia es admirable. Ella tiene derecho a ser feliz.


Return to Span302 home page