POSICION DE LOS ADJETIVOS

Considerados desde el punto de vista de la posición, los adjetivos son de tres tipos: (I) los que siguen al sustantivo; (II) los que preceden al sustantivo y (III) los que pueden preceder o seguir al sustantivo

ADJETIVOS QUE SIGUEN AL SUSTANTIVO

1. Los adjetivos diferenciativos, esto es, aquellos que distinguen algo separándolo del resto del grupo a que pertenece, se colocan después del sustantivo:
un hombre vulgar
un tocadiscos automático

Al colocar el adjetivo después del sustantivo estamos diciendo que el hombre o el tocadiscos de que hablamos constituyen una entidad aparte por tener la cualidad indicada por el adjetivo (vulgar, automático). Estos adjetivos tienen, pues, sentido partitivo.

(a) Van detrás del sustantivo los adjetivos de carácter técnico o cientifico, ya que siempre aluden a entidades, distinguiéndolas de la totalidad a que cada una de ellas pertenece:
los cálculos astronómicos
la música mecánica
los fundamentos psicológicos
la pesantez física

(b)Del mismo tipo son los adjetivos de nacionalidad, pues es su función diferenciar a base de la nacionalidad:
Ésos son encajes franceses.
Visitaré una nación hispanoamericana
.

(c) También siguen al sustantivo, en la gran mayoría de los casos, los adjetivos de color. Se anteponen a veces por razones de estilo, como se indicará más adelante.
un jarrón rojo
unos pantalones grises

2. Los adjetivos que forman con el sustantivo una agrupación incambiable consagrada por el uso:
Mañana comienza la Semana Santa.
Nos habló del paraiso terrenal.
¿Tiene usted una cuenta corriente en este banco?
Trabaja en un café cantante.
No tengo una perra gorda en el bolsillo.

3. Los adjetivos que van precedidos de un adverbio:
Este es un artefacto realmente monstruoso.
Una delicadeza manifiestamente falsa.
Una mujer singularmente primorosa.

II. ADJETIVOS QUE PRECEDEN AL SUSTANTIVO

1. Los adjetivos restrictivos, esto es, aquellos que llevan envuelta una idea de número o cantidad. De este tipo son los numerales, los demostrativos, los posesivos adjetivales (formas cortas), los artículos y los indefinidos.
aquella máquina
algunos filólogos
nuestros instrumentos
los tres primeros años

2. Los adjetivos empleados en las siguientes exclamaciones:

(a) En exclamaciones introducidas por Qué, cuando no se incluyen los intensificativos más o tan:
¡Qué excitante ritmo!
¡Qué desgraciada muchacha!

(b) En exclamaciones sin Qué, en las cuales se formula un juicio valorativo:
¡Flamante música!
¡Peregrina idea!
¡Infeliz invento!
¡Ridiculas pretensiones!

3. Los adjetivos que forman parte de frases hechas ya consagradas por el uso:
Está estudiando en la Escuela de Bellas Artes.
La hallé leyendo la Sagrada Biblia.
Debemos esto a los santos padres de esa orden.

III. ADJETIVOS QUE PUEDEN PRECEDER O SEGUIR AL SUSTANTIVO

Cuando un adjetivo precede a un sustantivo forma una unidad de pensamiento con éste (concepción sintética) y adquiere, en la mayoria de los casos, un valor subjetivo. Este adjetivo no establece distinciones entre la parte y el todo: la cursi pianola. El adjetivo que sigue al sustantivo, por el contrario, constituye una cualidad añadida que establece una diferenciación (concepción analítica). Este adjetivo tiene, las más veces, un valor objetivo: instramento musical.

1. El adjetivo precede al sustantivo cuando expresa una cualidad que se piensa como propia del sustantivo. Asi ocurre en los siguientes casos:

(a) Con los adjetivos cuya cualidad está siempre implícita en el sustantivo:
la blanca nieve
un terrible estruendo

(b) Con los adjetivos que expresan una cualidad comúnmente asociada al sustantivo:
románticos "Nocturnes" bulliciosa taberna
Éstos son los adjetivos llamados "epítetos."

Colocado delante del sustantivo, el adjetivo generaliza y expresa una cualidad haciéndola propia de una totalidad. Tales adjetivos son totalizantes.

2. Siendo la combinación adj. + sust. una sintesis de cualidad + referente (cosa o persona), se presta a la expresión subjetiva. Por esta razón, los adjetivos que se emplean con intención poética preceden al sustantivo:
La suave brisa de esa templada primavera…
Llegó la ansiada noche con su inconmehsurable manta.

3. Preceden al sustantivo los adjetivos que se emplean con intención admirativa o landatoria, hacienda de la cualidad parte integrante de la persona o cosa a que se atribuye. En tales circunstancias queda completamente fuera de la mente toda idea de diferenciación. En el lenguaje protocolar o en la lengua que impera en el mundo de los convencionalismos sociales es muy común este tipo de concepción:
El honorable Representante de Santander…
La distinguida escritora francesa…
El insigne general Ramír…

4. Preceden al sustantivo los adjetivos que implican un escalón o grado dentro de una gradación subjetiva. Ésta puede ser numérica, de cantidad o, lo que es más común, puramente valorativo. Una gradación subjetiva deja subentendidos dos extremes, tales como totalidad y particularidad, interioridad y exterioridad, lo real o lo ilusorio, lo propio y lo ajeno, lo genuino y lo false, lo común y lo extraordinario, etc. El adjetivo alude solamente a un grado dentro de la escala total, grado que se atribuye a una persona o cosa como si fuese parte integrante de ella (concepción sintética). Ejemplos:
(Gradación dentro de una serie): Con un último melindre trataba de parecerse a un piano.
(Gradacion locativa): Se puso a gritar en pleno teatro.
(Gradación valorativa): Ésos son puras sensiblerías.

Por lo común, el adjetivo alude a los extremos más que al punto intermedio de la gradación:
Ése es un recurso de simple imitación.
Destacan una absolute deshumanización.
Estamos ante un case de real importancia.
Ése es el verdadero significado del experimento.
Ha ocurrido con extraordinaria frecuencia.
Fue un franco fracaso.
La tuya es una mera suposición.

NOTA: Algunos de los adjetivos de gradación puedén tener también una función diferenciativa. En tal ease deben séguir al sustantivo (concepción analítica): Es un recurso simple. Ése es un caso real. Son emociones verdaderas. Nos reunimos en sesión extraordinaria. Es un muchacho franco.

5. Precede al sustantivo el adjetivo que adquiere significados nuevos por cambio de posición . Dichos significados dependen de la variedad de sustantivos con que se pueda combinar el adjetivo. Veamos algunos de los significados que puede tener el adjetivo gran(de) colocado delante del sustantivo:

Significado común:
Es una casa grande (large)

Significados nuevos:
Sintió una gran pena (deep sorrow)
Vio un gran reloj de pared (an imposing wall clock)
Es un gran amigo mío (a close friend of mine).
Es un gran bellaco (a big scoundrel)
Es una gran verdad (gospel truth).
Hubo un gran escándalo (real rumpas).
Es un gran hombre (a great man).

Entre los adjetivos más comunes que cambian de significado según la posición, tenemos los siguientes:

Delante del sustantivo Después del sustantivo

antiguoformer, of long standing old, aged
cierto certain sure, definite, certain
diferente various. different
mismosame, very self
nuevoanothernew
pobrepitiable needy (without money)
propioown own, very, suitable
rarerare (few) strange
únicoonly, single unique
variesseveral sundry, miscellaneous

NOTA: Naturalmente, la posición de estos adjetivos puede variar en oraciones que incluyen más de un adjetivo.

IV. COMBINACIONES DE ADJETIVOS

Las normas que se han formulado para la colocación de un solo adjetivo se aplican a combinaciones de dos o más adjetivos. Ejemplos: Muchas señoras elegantes (el adjetivo restrictivo antepuesto, y el adjetivo diferenciativo pospuesto).
Es un caso de retroceso moral y estético. (Cada adjetivo modifica por separado al sustantivo. Se emplea la conjunción y.)
Producen un provecho económico líquido de muchos millones. (El adjetivo líquido se refiere a la doble unidad provecho económico. Se omite la conjunción y.
Una útil labor didáctica. (El adjetivo útil se refiere, sin intención comparative, a la doble unidad labor didáctica.)
Los más asordinados y confidenciales compases. (Ambos adjetivos se piensan sin intención comparative.)

V. DETERMINANTES ESTRUCTURALES Y ESTILISTICOS

La posición de un adjetivo no depende siempre de su naturaleza o significado. Puede depender también de consideraciones sintácticas y estilísticas: estructuración elegante e inusitada, patrón acentual, número de silabas en el grupo fónico, efecto acústico (eufonía), ritmo (ascendente o descendente) de la oración, equilibrio de Las partes de una oración, etc. A través del estilo el autor busca manera de romper con las normas establecidas por el uso. Sólo así puede lograr efectos artísticos que no son propios del lenguaje cotidiano. En su afán de novedad, puede hasta violentar el espíritu de la lengua, siempre que sus innovaciones persigan un fin artístico de genuino valor. Así ocurre, en particular, en la expresión poética, la cual no está sujeta a las leyes del hablar común.

(a) El adjetivo que se añade a una frase compuesta de verbo + complemento generalmente se antepone, aun siendo descriptivo, para no restar fuerza expresiva al sustantivo. La palabra más expresiva se reserva en español para el final de la oración. Ejemplos:
amasar fortuna: Amasó una cuantiosa fortuna.
dar golpes: Le di terribles golpes
echar una ojeada: Echó una rápida ojeada.
guarder semejanza: Guarda extraña semejanza con él.
ir de americana: Van de flamante americana.
soltar una carcajada: Soltó una estridente carcajada.
tener aldabas: Tiene buenas aldabas

(b) El adjetivo que se añade a la estructura sustantivo + frase adjetival se coloca muy a menudo delante del sustantivo y sirve así de contrapeso a la frase adjetival:
laboratorio de química: un amplio laboratorio de química
humo de los cigarrillos: el denso humo de los cigarrillos
los arífices del rococó: los finos artífices del rococó

NOTA: No ocurre así cuando el adjetivo y la frase adjetival se piensan como elementos diferenciativos: emprende su danza regresiva de orangutin; el hombre fatigado de estos días; los cristales frontales del armatoste.

(c) Cuando se quiere destacar una cualidad en estilo literario es común poner el adjetivo delante del sustantivo:
Principalísima forma del respeto propio es el cuidado de la independencia interior.
Muy alto y aristocrática idea del reposo tenían los griegos.
Lleva flotante y leve vestidura y se yergue ante el mundo de los mortales.
Misteriosa y escondida senda es ésa, por la cual caminan unos pocus privilegiados.

En oraciones de ritmo descendente en que aparecen tres adjetivos descriptivos se colocan éstos despuéa del sustantivo. Lo común es poner al final de la serie el adjetivo más largo o el más dramático:
Fue aquella una escena inesperada, absurda, incomprensible
Llegó hasta mí una voz débil, anhelante, entrecortada (Otra posibilidad: …débil, entrecortada, anhelante)


Return to Span 302 home page