FERNANDO DEL PULGAR

Fragmentos de la LETRA XIV

[Para un su amigo de Toledo]

Año 1478. Casi toda esta Letra forma parte del largo discurso que Pulgar pone en boca de Gómez Manrique, a la sazón alcaide de Toledo, con motivo de las parcialidades a favor dle rey de Portugal. Cf. Crónica, cap. XCVIII.

Señor conpadre: vuestra letra rescebí, y porque veais si la entiendo, diré claro lo que vos decís entre dientes.

En esta noble cibdad no se puede buenamente sofrir que algunos que iuzgais no ser de linaje tengan honras e oficios de gouernación, porque entendeis que el defecto de la sangre les quita la habilidad del gouernar. Asimismo se sufre grauemente ver riquezas en ommes que se cree no las merecer, en especial aquellos que nueuamente las ganaron. Destas cosas, que se sienten ser graues e inconportables, se engendra un moridmiento de enbidia tal que atromenta e mueue ligeramente a tomar armas e facer insultos. ¡Oh tristes de los nueuamente ricos, que tienen guerra con los mayores porque los alcançan, y con los menores porque no pueden alcançar? Deuerían considerar los mayores que houo comienço su mayoría, e los menores que la pueden hauer. Y ciertamente, señor conpadre, no sé yo qué otra cosa se puede colegir del proósito de semejantes ommes, saluo que querrían emendar el mundo e repartir los bienes y honras dél a su arbitrio, purque les paresce que va muy errado, e las cosas dél no bien repartidas.

Pleito muy viejo toman por cierto, e querella muy antigua usada, e no aún en el mundo fenescida cuyas raíces son hondas, nascidas con los primeros ommes, e sus ramas de confusión que ciegan los entendimientos e las flores secas e amarillas que aflige el pensamiento, e su fruto tan dañado e tan mortal que crió e cría toda la mayor parte de las muertes e crímines que en el mundo pasan e han pasado, los que haueis oído e los que haués de oír. Mirad agora, señor, yo vos [ruego] cuanto yerra el apasioanados deste error: porque dexando hora de decir cómo yerra contra la ley de natura, pues todos somos nascidos de una masa e houimos un principio noble; e asimismo contra ley diuina, que manda ser [to]dos en uncorral e baxo de un pastor; e especialmente contra la clara virtud de la caridad, que nos alunbra el camino de la felicidad verdadera. Haués de saber que se lee en la Sacra Escritura que [houo] una nación de gigantes que ... [El autor da lección de la Biblia] Veemos por esperiencia algunos ommes dest[o]s que iudgamos nacidos de baxa sangre forçarlos su natural inclinación a dexar los oficios baxos de los padres, e aprender ciencia, e ser grandes letrados. Veemos asimismo otros que tienen inclinación natural a las armas e a la agricultura; otros en bien e conpuestamente fablar; otros en ministrar e regir, e a otras artes diuersas, e tener en ellas habilidad grande que le fuerça su inclinación natural. Otrosí veemos diversidad grande de condiciones, no solamente entre la multitud de los ommes, mas aún entre los hermanos nascidos de un padre e de una madre: el uno veemos sabio, el otro inorante; uno couarde, otro esforçado; liberal el un hermano, el otro auariento; uno dado a algunas artes, el otro a ninguna.

En esta cibdad pocos días ha vimos un omme peraile, el cual era sabio en lel arte de la astrología, e en el mouimiento de las estrellas. Mirad agora, ruégovos, cuán grand diferencia hay entre el oficio de adobar paños e la ciencia del mouimiento de los cielos; pero la fuerça de su costelación lo lleuó aquello por do houo en la cibdad honra e reputación. ¿Podremos por ventura quitar a éstos la inclinación natural que tienen, do les procede esta honra que poseen? No por cierto, sino peleando con el cielo, como ficieron aquellos gigantes que fueron destruídos. Tanbién vemos los fijos y decendientes de muchos reyes e notables ommes obscuros e oluidados, por ser inábiles e de baxa condición. Fagamos agora que sean esforados todos los que vienen de linaje del rey Pirrus, porque su padre fué esforçado: o fagamos sabios a todos los decendientes del rey Salamon, porque su padre fué el más sabio: o dad riquezas e estados grandes a los del linaje del rey don Pedro de Castilla, e del rey Donís de Portogal, pues no los tienen e paresce que los deuen tener por ser de linaje. E si el mundo quieren emendar, quiten las grandes dignidades, vasallos e rentas e oficios que el rey don Enrique de treinta años a seta parte dió a ommes de baxo linaje. Vano trabajo, por cierto, e fatiga grande de espíritu de la inorancia deste triste pecado: ...

Así que no se deue hauer molesto tener riquezas e honras aquellos que paresce que no las deuen tener, y carescer dellas los que por linaje paresce que las merescen; porque esto procede de una ordinación diuina que no se puede repugnar en la tierra, sino con destruición de la tierra. E hauemos de creer que Dios fizo ommes e no fizo linajes en que escogiesen, e todos fizo nobles en su nacimiento: la vileza de la sangre e oscuridad del linaje con sus manos la toma aquel que dexado el camino de la clara virtud se incline a los vicios e máculas del camino errado. E pues a ninguno dieron eleción de linaje cuando nasció, e todos tienen eleción de costunbres cuando biuen, inposible sería segund razón ser el bueno priuado de honra ni el malo tenerla, aunque sus primeros la hayan tenido. Muchos de los que opinamos de noble sangre veemos pobres e raheces, a quien ni la nobleza de sus primeros pudo quitar pobreza ni dar autoridad: donde podemos claramente veer que esta nobleza que opinamos ninguna fuerça natural tiene que la faga permanecer de unos en otros, sino permanesciendo la virtud, que da la verdadera nobleza. ...

...solo el amor de Dios y la caridad del próximo es la que permanesce, la cual engendra en el cristiano buenos pensamientos, e le da gracia para las buenas obras, que facen la verdadera fidalguía e para acabar bien en esta vieda e ser de linaje de los santos en la otra. ...

No entendais, señor conpadre, que yo condepne a la mayor parte, ni a la menor; mas algunos pocos e bien pocos que pecan y facen pecar a muchos alterándolos e turbando la paz común por su bien particular, e faciéndose principales guiadores, el camino desta vida yerran, e el de la otra cierran: porque sus principios destos que se facen principales son soberuia e anbición, e sus medios enbidia e malicia, e sus fines muerte e destruición:. ...


Return to Spanish 462 or Spanish 480