Granada, 1499.--Las capitulaciones del reino de Ganada contemplan el respeto a la religión islámica y a sus seguidores. En seguida comienza su conversión, pero su lentitud exaspera a Cisneros, que la hace forzosa (el 18 de diciembre de 1499) se bautiza a tres mil). Los musulmanes se sublevan, lo que aprovecha cisneros para dar por rotos los acuerdos e imponer el principio de bautismo o expulsión (1501). Los sublevados se reúnen en Albaicín y las Alpujarras, donde son convertidos o masacrados. El 12 de febrero de 1502 se impone el mismo principio a los moros castellanos. Sólo quedan excluídos, y no por mucho tiempo, los de la Corona de Aragón.

 

 

Bajorrelieve del altar mayor, Capilla Real de Granada: Bautismo de moros