La Inquisición. El catolicismo rígido de la Contrarreforma divulgó la Inquisición en la Península, en el nuevo mundo y en los Países Bajos (protestantes). En España, el instrumento de conformidad fue la Inquisición, implementada para eliminar primero los restos del judaismo y del islám y después las heregías más insidiosas del cristianismo disidente. Los herejes arrepentidos fueron obligados a desfilar en pública confesión mientras que los más reacios fueron entregados a la justicia secular y ejecutados.

Indias, 1517-- Con el fin de salvaguardar la unidad de la fe y asegurar un control sobre la conducta moral y las ideas, se implanta la Inquisición en Indas. En un principio son los obispos quienes desempeñan las funciones inquisitoriales; m;as adelante se crean tribunales permanentes del Santo Oficio: el de Lima (1570), el de México (1571) y el de Cartagena (1610). En las otras regiones americanas, el Santo Oficio ejerce su actividad por medio de comisarios. La Inquisición no tiene poder sobre los indios, pero en alguna ocasión procede contra ellos. Persigue la heregía (protestantes, judaizantes, alumbrados) y los ataques a las costumbres (blasfemia, hechicería, etc.). En general se muestra menos dura que la española. La Inquisición pervive hasta 1813. (Crónica de América, 154)

Plaza Mayor, 1680. Gran ceremonia de penitencia y castigo (auto-de-fe). Véase al fondo el rey Carlos II, la reina y la reina-madre. En una área ocultada en el centro se ven episodios del juicio, en que se destacan las figuras de los frailes dominicos y de los acusados, mientras que los espectadores ocupan los bancos construídos para el propósito.