aztec calendar

México, 1479 — Hacia el fin del reinado de Axayacatl, sucesor de Moctezuma I, y en pleno esplendor del imperio, es erigido en Tenochtitlán el Calendario de  piedra, resumen no sólo de la medida del tiempo, sino de la cosmogonía de los aztecas. Un sol central lleva el signo naui-ollin (cuarto temblor de la tierra o cuarto movimiento, que designa universo presente. Cuatro brazos dispuestos como una cruz de Malta llevan los signos de los cuatro mundos pretéritos. En sucesivos círculos concéntricos aparecen los signos de los  días y de los años (el año azteca constaba de 18 meses de 20 días más cinco días vacíos) y los dos cidos de 52 años terrestres; sumados coinciden con un ciclo de 65 años venusianos y los representan dos xiuhcóatl, o serpientes de turquesa. Al fin de cada ciclo de 52 años,  se esperaba con angustia el caos, hasta que el Nuevo Fuego encendido en el monte  Uixachtecatl restituía la paz a las almas. Estos períodos sucesivos corresponden al universo actual. La quinta era o quinto sol en cosmogonía azteca, que postulaba otras cuatro creaciones anteriores. Cada universo es presidido por un signo, que es a la vez el símbolo de su fin. El quinto mundo perecerá por el fuego.