Rima VII de Gustavo Adolfo Bécquer     (Rima VII)

Este poema describe la idea de la inspiración dormida en espera de que el poeta la despierte. En el primer verso, la imagen del arpa olvidada en un rincón oscuro y "cubierta de polvo" denota el paso del tiempo, algo que no se ha tocado desde hace mucho, y que por lo tanto está "silenciosa". En esta primera estrofa percibimos una sensación de quietud, de paz, y de olvido.

La segunda estrofa nos brinda una bella metáfora en que las notas musicales guardadas en sus cuerdas se comparan con pájaros dormidos en las ramas de un árbol. Los pájaros, como que las notas, están esperando que la mano del artista inspirado "los despierte". Esta comparación es muy eficaz porque los dos, los pájaros y las notas, encierran música y canto. "La mano de nieve" es la mano del poeta representada por la primeras nieves que hacen que los pájaros remonten el vuelo y emigren a sitios más cálidos. Al igual que el frío, que es lo único que mueve a las aves, sólo un músico inspirado por su musa sabe arrancar las notas y darle vida. La metáfora "La mano de nieve" también simboliza paz y pureza, pero al mismo tiempo es fuerte porque sabe arrancar el talento escondido del artista. Otro significado podría ser que la mano representa a una persona poderosa y sabia que en este caso puede ser Dios. Esta idea de Dios se desarrolla con más intensidad en la última estrofa con la alusión a Lázaro a quien Jesucristo resucitó de entre los muertos.

Se pueden distinguir cuatro temas en este poema. El primero es la idea de la musa dormida. El segundo es la admiración por la belleza del sonido del arpa, porque es obvio que la música tiene un efecto espiritual en el poeta. El tercero es la añoranza de la voz que no ha sentido en mucho tiempo y por último, el sentimiento de melancolía que inspira el sonido del arpa.

El poema está estructurada de manera que la intensidad crece al mismo tiempo que se desarrolla la acción. .Empieza con una imagen de paz y tranquilidad. En la primera estrofa no percibimos ningún movimiento, todo está quieto. Pero como algo que se va despertando poco a poco y recobrando vida lentamente, el poema va adquiriendo movimiento. En la segunda estrofa ya notamos una cierta actividad. Ya no es algo muerto e inerte sino los pájaros que, aunque dormidos están vivos. El último verso de la segunda estrofa termina en un verbo muy fuerte, "arrancarlas". Este verbo sirve de enlace con la tercera estrofa en la que la acción llega a su culminación. Vemos como la idea del poema va evolucionando al mismo tiempo que crece en intensidad, desde la inercia total de un objeto; el arpa, pasando por un animal dormido; el pájaro hasta llegar al ser humano despierto y lleno de vida.

El poema termina con la idea de la resurrección introducida con la metáfora de Lázaro que resucita de entre los muertos. Aquí por primera vez escuchamos una voz humana que da sentido a los primeros versos. El primer verso de la última estrofa despierta al lector: "Ay!--pensé-Cuántas veces el genio". En el verso: "así duerme en el fondo del alma " vemos la idea de la tumba para expresar que la inspiración se esconde en lo más hondo del ser. La alusión al pasaje de la biblia, en el que Jesucristo hace el milagro de devolver a Lázaro a la vida después de llevar muerto tres días, es muy significativo. El poeta quiere que entendamos que la musa dormida no se despierta tan fácilmente y que casi se necesita un milagro para resucitarla.

Un poeta sin inspiración no puede existir, es como si estuviera muerto, por eso cuando la recobran es como si hubieran vuelto a la vida, como si hubieran "resucitado". Existe un paralelismo muy claro entre la estrofas. Las tres expresan la misma idea representadas con diferentes imágenes.

En cuanto a la métrica, rima y técnicas podemos decir que es un poema estrófico de versos de diez sílabas con rima asonante. La narración está en primera persona. El poeta hace uso de varias figuras poéticas, la primera y más prominente es la metáfora. Hasta podríamos decir que todo el poema es una metáfora. Otros son la prosopopeya o personificación y el hipérbaton. (OJO aquí. Véase abajo.) En el primer verso de la segunda estrofa "Cuánta nota dormía en sus cuerdas", vemos el primer ejemplo de personificación que ayuda a dar aún más vida al arpa al compararla con un pájaro que duerme, un ser vivo. Otro ejemplo de prosopopeya se aprecia en la última estrofa: "¡Ay-pensé. Cuántas veces el genio así duerme en el fondo del alma, y una voz como Lázaro, espera que le diga: levántate y anda!". El hipérbaton usado en la introducción le da un aire de solemnidad a las palabras y a las imágenes, "Del salón en el ángulo oscuro", en el ángulo oscuro del salón. "De su dueño tal vez olvidada", olvidada tal vez de (por) su dueño. Las figuras retóricas utilizadas por el poeta son muy importantes porque tienen el efecto de adormecer y despertar al lector. Como todas la rimas de Bécquer, la VII, inspira melancolía y un sentimiento romántico que deja al lector sumido en una intensa paz interior.


Dos advertencias del instructor:
Los que trabajaron sobre este poema deben de recurrir al ListProc también para comentar el resultado final.
¿Qué tiene de bueno? ¿Dónde podría mejorarse? ¿Les satisface del todo lo dicho aquí? ¿Qué se podría añadir / quitar / modificar?
Como con cualquier estudio de cualquier poema, tras cada oración que escriben conviene preguntarse:

Does this information the reader is given help her/him better appreciate the beauty or appeal of the image or of the poem? Does it help the reader better understand how the poet has communicated a particular mood or sentiment or idea? If not, it shouldn't be there. (Obviously, an additional question that merits our interest is whether or not the information is correct or accurate.)

Remember: Identifying poetic diction, tropes, figurative language of any sort that one finds in a poem is next to useless if our goal is to somehow "illuminate" the poem for our reader, somehow help her/him better understand why this or that poem is exceptionally good, why it has stood the test of time, why the concensus of informed readers considers it first rate. So avoid the following: "trope X is used here; There we have an example of figure Y." Probably true, but so what? Rotten poems have all those things too. What is it that makes a great poem great and another poem on the same subject terrible? Identifying poetic diction and figurative language encountered in a poem will never provide an answer. It is essential that we subordinate all discussion of these devices to the discussion of what the poem evokes in us, what it conveys. Start by describing what the poem does -- what it conveys, what it accomplishes.

Go to La rima vii de Bécquer. Return to Spanish 321