IGNACIO ALDECOA
«Primer amanecer en la isla»

© Reprinted from Parte de una historia Barcelona Noquer, 1967
(adjetivación y gerundio)


Después de cuatro años de ausencia, el autor regresa a una pequeña isla anónima del archipiélago Islas Canarias, para tratar de reintegrarse a la sociedad pesquera de su único pueblo. Este fragmento constituye el primer incidente del segundo capítulo de una novela.

Del clorofílico cielo de la amanecida, sobre el perfil del acantilado, pende un nubarrón orondo, cárdeno y frutal. Desprendido rodaría por las laderas, machucándose y esparciendo zumo, hasta las playas de nuestra isla. El río de mar, en la turbiedad de la penumbra, parece canecido y mate. Las mujeres vierten los bacines en las aguas sin despertar de La Caleta, donde moran las falúas; y corren niños madrugadores, camaradas de perros, hacia el espigón del muelle, repeluznando a algún gato tránsfuga y alborotando a las gallinas, que picotean pulcramente en las basuras de la baja marea. Cantando hermosos quiquiriquíes y ahuecando las alas, el muecín de los gallos convoca al sol desde el alminar de una roca solitaria, dominante. En la vacilación de la mañana van a llegar las barcas de la pesca nocturna.

He salida descalzo y camino con inseguridad, con aprensión. Pronto me acostumbraré, pero ahora la debilidad de las plantas de mis pies vence a mi voluntad, y mi andar entre cauteloso y circense atrae las miradas de todos. Los hombres sonríen gozosamente, y bajo los pañuelos que casi cubren los rostros de las mujeres sé que hay sonrisas pícaras, como hay miradas cómplices por la diversión que les ofrezco. Me heriré antes de llegar a las piedras del muelle y haré un paso de pirueta que pondrá lágrimas de risa en los ojos de los chiquillos y atragantará de risas contenidas, elementalmente pudorosas, a las mujeres; risas que serán de alegre tutela en los hombres para el amigo bobo, para el amigo forastero, que cree sentirse de la isla y se desmiente de una manera tan sencilla.

No han tenido suerte. He defraudado un poco a todos. Evidentemente, camino con más garbo porque mi público me abandona. Roque está apoyado en una cuba de sal, de la que coge granos que lanza al agua, turbando la pastura de los cardúmenes de pequeños peces de puerto que a veces son como una llama acuaria. Sonriendo, muestra los lechosos dientes postizos.

--¿Tú aquí. . .? ¿A estas horas. . .? ¿Y cómo tan tempranero. . .? ¿Te falló la cama. . .? ¿Quieres ver a los pillos?

Me mira a los pies y continúa:

--Tú te vas a coger un catarro. Te vas a herir. ¡Buen marinero estás tú hecho!



Prepararse para la discusión de la lectura en clase:
1) buscar definición de TODAS las palabras que no conoce. (Véase "Léxico", abajo PRIMER PASO: COMPRENSIÓN).
2) Volver a leer la pieza otra vez.
3) Leer y meditar sobre lo dicho abajo en la "Discusión temáica" y la "Discusión estilística, (SEGUNDO PASO: CONVERSACIÓN).
4) Preparar respuestas a las preguntas en
Study Questions


PRIMER PASO: COMPRENSION

Léxico

Aldecoa escribe con exactitud pero también con imaginación sobre la vida de unos pescadores. Su vocabulario es extenso y a veces hasta técnico. Busque el sentido más adecuado de las siguientes palabras y expresiones: clorofílico, orondo, cárdeno y frutal, falúas, muecín, plantas (de pie), entre cauteloso y circense, se desmiente, cardúmenes (de peces), ¡Buen marinero estás tú hecho!

Ejemplos gramaticales

Busque ejemplos de los siguientes usos gramaticales en el texto:

Estudio gramatical

1. Escriba de otra forma las frases con gerundio sin emplear el gerundio; tenga en cuenta que puede servir de nexo sintáctico y al suprimirlo, pueden resultar dos frases en vez de una. Por ejemplo: La piedra rodaba por el acantilado, dando grandes saltos, se transforma en La piedra rodaba por el acantilado; daba grandes saltos.

2. El adjetivo descriptivo suele seguir al sustantivo en castellano: nubarrón orondo, niños madrugadores, gato tránsfuga. A veces, sin embargo, tales adjetivos preceden al sustantivo, sobre toda en la prosa que se suele llamar poética. Se considera que así el adjetivo pierde algo de su fuerza distintiva o diferenciadora para formar una unidad semántica nueva. Así, en la frase niños madrugadores se distingue entre los niños madrugadores y los que siguen dormidos; éste es el uso «normal» del adjetivo. Pero en la frase hermosos quiquiriquíes no se intenta distinguir entre cierto canto hermoso y otros más feos, sino introducir sencillamente la unidad semántica-el tema-del canto hermoso del gallo, que luego se compara con otra cosa.

Como ejercicio concreto, localice los otros cinco adjetivos prepuestos en esta selección. Examine el uso en cada caso, para determinar si corresponde en algo a la situación que acabamos de analizar.

SEGUNDO PASO: CONVERSACION

Discusión temática

1. Sin entrar en un análisis, caracterice con tres adjetivos la descripción en el primer párrafo. Por ejemplo: hermosa, exacta, triste, musical, de pintor (busque otros adjetivos).

2. Describa, en sus propias palabras, los sentimientos del autor en el segundo párrafo. Relacione estos sentimientos con sus propios recuerdos de andar descalzo.

3. El autor tiene una habitación en la casa grande del viejo Roque, que es también dueño de la tienda de la isla. Comente la actitud del autor en el última párrafo, la posición de Roque y la recepción que le da al autor.

4. Tres elementos importantes de esta selección son el ambiente físico, el ambiente humano y el luger del autor en los dos ambientes. Comente, la importancia relativa de estos elementos.

5. El autor se siente extraño en la isla, aunque nació en ella. Comente brevemente, con referencia a nuestra selección, los siguientes temas: You Can't Go Home Again (Thomas Wolfe), el hombre diferente como forastero en su propio pueblo, la condición humana como extrañeza o como aislamiento.

Discusion estilística

1. Aldecoa emplea varias palabras especiales y técnicas de la vida pesquera de una pequeña isla desierta. ¿Cuáles son estas palabras especiales?

2. ¿Hasta qué punta constituyen la base del valor de esta selección?

3. A veces Aldecoa se extiende un poco en una descripción comparativa o un simil implícito. Ejemplos son las descripciones del nubarrón y de los gallos. Discuta las oraciones indicadas. ¿Contribuyen al sentido de la pieza, o representan más bien digresiones líricas?

4. Frecuentemente Aldecoa alude, con brevedad, a ciertos aspectos del ambiente. ¿Cuál parece ser el valor, en contexto, de las siguientes alusiones: los bacines: Las aguas sin despertar: algún gato tránsfuga; la vacilación de la mañana?

5. Explique el. sentido de las siguientes expresiones: la debilidad de las plantas de mis pies vence a mi voluntad; risas contenidas, elementalmente pudorosas; mi público me abandona. ¿Qué nos dicen del concepto que el narrador tiene de sí mismo?

6. ¿Cómo se transformarían en expresiones corrientes, objetivas?

Tema de su composición
Prepare una descripción oral de alguna experiencia verdadera o inventada, semejante a la del autor de esta selección. Algunas posibilidades: yo como forastero al regresar a mi pueblo, yo en un nuevo ambiente por primera vez, mis recuerdos de un luger placentero pero extraño.

TERCER PASO: COMPOSICIÓN

Creación: a) Primer borrador y b) su comentario (actividad en grupos)
  • Hacer una lista de situaciones de extrañeza y de aislamiento.
  • Escoger una situación de la lista. Esbozar el ambiente física, el ambiente humano y el luger del autor-estudiante en los dos ambientes.
  • Apuntar algunos detalles-objetos o acciones-con el vocabulario adecuado.
    Redactar el primer borrador y llevar 3 copias a clase.
  • El estudiante debe leer su composición en un tono que comunique la impresión que quiera producir: inseguridad, resignación, angustia, alegría, etc.
  • Apuntar los comentarios de los colegas.
  • Revisar la composición en casa. No olvidarse de los gerundios, de los adjetivos prepuestos, de las comparaciones extendidas y de las alusiones indirectas.

    Ejemplos de trabajos estudiantiles
    Imitación de Aldecoa
    Otra imitación de Aldecoa

    NOTAS Y OBSERVACIONES

    Ignacio Aldecoa (1925-1969)

    Ignacio Aldecoa, novelista y cuentista, empezó a publicar libros en 1947. Nuestra selección viene de su novela Parte de una historia (1967). En sus novelas más conocidas, Aldecoa trata el tema del hombre aislado por su trabajo, su raza, o por otras restricciones sociales. En El fulgory y la sangre (1954) presenta la situación de la Guardia Civil. En Con el viento solano (1956) parte de la situación de los gitanos. En Gran Sol (1957) narra el viaje de unos pescadores que salen a los bancos pesqueros del Great Sol en el Mar del Norte. De los de su generación, Aldecoa es quizá el que más ha cuidado el estilo, la elaboración y la estructura de sus creaciones.


    Go to Primer paso or Return to Span 303 home page